11 may. 2017

Blogueros vs Autores. Lucha encarnizada por la supervivencia

Siendo auto-publicada (novel, para más inri) me he visto en la obligación de tener que promocionar mi obra yo misma, por lo que he intentado empaparme lo mejor que he podido del marketing que se rige actualmente en esta sociedad nuestra. Una, que no la única, de las formas de promoción más activas en estos últimos años han sido las reseñas en blogs literarios o a través de canales como YouTube.
Ahora bien: ¿se ha llegado a sobreexplotar este tipo de publicidad, en la mayoría de los casos, gratuita? ¿Tienen los blogueros que aceptar sí o sí cuando un autor se pone en contacto con ellos para que realicen una reseña de su obra? Yo veo una respuesta clara y contundente: NO.
Antes de que muchos me lapiden, expondré mis razones, pros y contras sobre este boom literario que no hace más que pasar factura para ambos bandos.


Para que entendáis mi forma de verlo, debéis estar al tanto de que yo soy tanto autora, como bloguera cultural (es decir, no solo ofrecemos reseñas en la página web, sino también entrevistas y recomendaciones culturales). Por ello, me veo en la posibilidad de ver los dos puntos de vista y opinar sobre algo que, actualmente, puedo decir que sé de primera mano.
Para empezar, veamos el punto de vista del reseñador, esa persona ávida de lectura que tiene la necesidad de compartir con los demás sus opiniones acerca de un libro que ha querido leer. Este punto es muy importante: las personas que dan su punto de vista sobre un libro lo hacen porque QUIEREN leer esa obra. En cuanto un reseñador se ve en la obligación de leerlo, aún sin gustarle el género literario, bajo mi humilde punto de vista, pierde totalmente la gracia que le hizo abrir el blog en primera instancia.
Tú no puedes, como autor, obligar a una persona a leer tu obra si no le interesa; al igual que tampoco puedes pretender que su opinión sea de tu agrado o positiva, porque puede perfectamente leerlo porque quiere y, después, no gustarle lo que ha visto. Es totalmente normal tener variedad en gustos y una novela es imposible (no, no exagero) que le guste absolutamente a todo el mundo. Puedes tener miles de buenas críticas, pero siempre habrá alguien a quien no le guste y no por ello debemos atacar a dicha persona como si de un caníbal se tratase.
Todo el conjunto que acabo de comentar me lleva al siguiente punto: reseñas del tipo «este libro es una mierda/truño/algo incomible». Creo que todos estamos de acuerdo, después de lo detallado, que las opiniones son variadas; esto no quiere decir que debas insultar a un autor o a su obra simplemente porque no te haya gustado, igual que un autor no debe usar ese tipo de lenguaje hacia ti porque no te guste su libro.
Se pueden hacer, perfectamente, reseñas constructivas negativas; esto es: dar tu opinión incluyendo argumentos válidos y sólidos sobre las razones por las que no te ha gustado la historia, personajes, ambientación, etc. Si no te gusta que critiquen tu blog de malas maneras, no critiques tú obras en las que la gente ha puesto su esfuerzo, dedicación y tiempo con esas mismas malas formas. Respeto y educación, no se pide más.
Al igual que un bloguero no tiene por qué hacer una reseña positiva de un libro que no le ha gustado, también está en todo su derecho de no realizar una crítica de una novela que ha llegado a través de una petición por la red social, o correo electrónico, que sea. Por regla general (porque aquí no comentamos a los profesionales de las críticas literarias, eso es un mundo completamente a parte y distinto de los particulares), una persona que lleva un blog literario lo hace porque le apetece, sin ánimo de lucro, por lo que es libre de rechazar una propuesta si así gusta. Eso sí, y repito porque esto es importante, siempre con respeto mutuo.
Creo que podemos pasar a la perspectiva de los autores tras haberme extendido en lo que viene siendo la blogosfera.

Como dije anteriormente, una de las formas de promoción que más empleamos en estos años ha sido ponernos en contacto con estas personas para que lean nuestra obra y comenten qué les ha parecido.
Desde mi experiencia personal, he intentado ser lo más respetuosa posible con todos los blogueros con los que he contactado y he leído varias entradas del mismo. Esto es importante: si quieres que alguien te reseñe, primero fíjate en si la forma en la que esa persona opina es de tu agrado o no. Lo que no puede ser es que yo le pida una reseña a un bloguero que no me he molestado en mirar y que, después, lo ponga a parir porque no me guste lo que ha escrito, cuando la presentación de sus entradas siempre es la misma. ERROR.
Por otra parte, he leído en un blog bastante famoso que no aceptaba estas propuestas por las malas formas que los autores tenían de ponerse en contacto con él. Estoy completamente de acuerdo con su punto de vista, al menos hasta que me he topado con un comentario de uno de sus seguidores que escribía algo del estilo de «dejo de seguir a un autor porque hace promoción de su propia obra por X red social» (no era exactamente así, pero esa era la esencia del comentario). Permitidme que os diga algo al respecto: ¿por qué?
Como ya he dicho, los auto-publicados no tenemos más remedio que promocionarnos nosotros mismos. Estás en todo tu derecho de vetar las reseñas pedidas a través de mensajes cuando los autores no te respetan, pero también es cierto que tú debes respetarles a ellos si deciden publicitar su novela en la plataforma que sea, dentro de un perfil enteramente suyo. Algo muy distinto es el spam (publicidad que se hace a través de mensajes privados, correos electrónicos o páginas webs de forma masiva, molesta en muchas ocasiones), pero no veo nada de malo en que publicitemos nuestra obra las veces que queramos en la plataforma que nos convenga.
Otra de las causas de mayor conflicto entre ambos bandos es el hecho de que los autores regalen o no sus obras literarias al bloguero en cuestión. Vamos a ver… ¿por qué yo, como autora, estoy en la obligación de dar mi obra de forma gratuita? Tú, reseñador, no sabes nada de mi vida privada y mucho menos de mi económica personal, por lo que no veo lícito que me taches de tacaña o insolente por no dar mi manuscrito a cambio de una reseña. Yo elijo a las personas a las que quiero entregar mi obra y la forma en la que quiero hacerla. Si no realizo esta acción, mis motivos tendré, y lo mismo que yo no te pido que hagas una reseña positiva (porque me encanta la sinceridad en mis lectores y me gusta saber si he hecho algo mal), tú no tienes por qué exigirme a mí que te ceda mi novela en formato físico, digital o cual sea.
Yo, por el momento —y bien lo saben aquellos a los que les he pedido una reseña, porque sí, lo he hecho—, siempre he ofrecido mi obra a quien he creído oportuno y no me he negado a ello; pero, si quisiera, podría hacerlo perfectamente porque es mi trabajo, es mi dinero el que se va en esa obra y es mi decisión, como su autora y como la que ha pagado una tasa al estado por sus derechos.
Si eres reseñador y no te puedes permitir la obra —que te ha interesado y quieres leer y reseñar—, los autores estamos encantados de recibir tu caso y ver si existe la posibilidad de realizar una colaboración, una venta rebajada o un regalo por nuestra parte; todo esto, bajo conversación previa y sin que tengas que exigirnos absolutamente nada, al igual que nosotros no tenemos el derecho alguno de exigir que tú nos hagas una crítica de nuestro libro si no quieres hacerla.
En todo lo que he dicho hay excepciones (tanto por parte de los blogueros que no están de acuerdo y que creen tener derechos sobre la persona del autor, como viceversa y en las mismas proporciones), pero todo en esta vida es así: nada es o blanco puro o negro zaíno; en la variedad está el gusto y tenemos que aprender a respetar las opiniones de los demás siempre que sean educadas y argumentadas.
¿Por qué ese odio continuo entre autores y reseñadores? ¿Por qué no se pueden respetar unos a otros, opinando de forma coherente y manteniendo una conversación en la que no se llegue a insultar?
La sociedad tiene un serio problema de intolerancia que debemos erradicar, empezando por nuestra propia persona. Si quieres reseñar, reseña lo que te gusta, cuándo y cómo gustes, de forma educada. Si quieres promocionar tu novela, hazlo dónde y cómo quieras respetando a los demás autores y a los lectores.
Nada más por mi parte, me he desahogado a gusto con este tema que llevamos mucho tiempo soportando unos y otros. Espero que os haya gustado, que opinéis de forma ordenada, con respeto y educación, y veros en más y mejores entradas.
Un saludo enorme, mis hermosas lechucillas lectoras ;) .


8 comentarios:

  1. Tema peliagudo donde los haya. Yo también soy escritora, aunque de momento me da una pereza terrible publicar, lo que tengo en el mercado actualmente es porque he ganado o quedado finalista en un certamen y parte del premio era la publicación, y es que lo de publicar o autopublicar es arena de otro costal y aquí tendríamos charla para rato.
    El caso es que como bloguera empece justamente por ese motivo, para dar voz a autores que no contaban con el respaldo de una editorial de prestigio ni un público fiel y entregado ¿Porqué no va a tener todo el mundo la oportunidad de ver su libro reseñado? pues así comencé. Pero luego las cosas no salen siempre como uno quiere, y aunque he tenido la suerte de conocer a nuevos y buenos autores con los que además me une a día de hoy una gran amistad; no soy crítica literaria, en absoluto, solo digo lo que pienso y lo digo con respeto y modestia, pero con sinceridad. Si un libro no me gusta,si la historia no hay por donde cogerla, si es un despropósito narrativo y ortográfico, me pongo en contacto con el autor y le digo lo que hay, y él elige si quiere o no que se haga pública la reseña; lo hago por que se lo que cuesta abrirse paso y que una mala crítica puede hundirte, así que no es que en mi blog no haya malas críticas, es que por integridad no reseño libros que no me gusten, así que si no estás en el Gato, pregúntate porqué, jajaja.
    Lo malo es cuando un autor se empecina en que lo reseñes, o te exige una censura previa por su parte, o que rectifiques algún contenido, incluso me ha pasado que me han amenazado e insultado porque la reseña no es de su gusto (hay un autor al que tuve que denunciar ante la policía por insultos en las redes sociales, solo porque su birria de obra erótica-espiritual era una mierda) y en otra ocasión, una vez enviado el libro por parte de la autora, como esperaba una nota mayor y le di un 3 sobre 5 ¡Me exigió el importe del libro por daños y perjuicios! y otro autor me ofreció 10€ por una crítica buena, jajajajajajajaja. Como ves, este es un mundillo difícil lleno de egos por ambas partes, de no saber aceptar críticas...sería para pensar en dedicarse a otra cosa.
    Si digo NO a un autor, le explico porqué ese NO y le doy alternativas como contactar con otros blogs, por ejemplo, pero todos deberíamos ser más sensatos y tener más capacidad de frustración...

    Y lo dejo ya, porque este tema trae cola, jajaja.
    Un besito guapa, una entrada estupenda.
    Yolanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente ninguno somos críticos literarios, simplemente personas a las que les une la pasión por la lectura. Reseñas lo que te apetece, cuando te apetece y como te apetece porque para eso es tu blog, tu espacio personal; tuyo, no del autor en cuestión.
      Yo hago exactamente lo mismo que tú cuando reseño, soy muy sincera y me gusta que mis lectores sean sinceros también con mis novelas a la hora de reseñarlas, en el caso de que quieran hacerlo. No veo ético ni pagarles como si fuesen profesionales y mucho menos exigirles nada justamente por ese motivo: si no somos profesionales, ni se nos paga ni se nos exige.
      Es mi punto de vista.
      Y por otro lado, en tu caso concreto, me da vergüenza ajena que haya autores independientes (y aunque no lo sean) que traten así a los blogueros y lectores. Para mí, ese tipo de personas no son escritores de verdad. Yo escribo porque me encanta, no para sacar dinero, y sé perfectamente que no llueve a gusto de todos y que no voy a agradar a todo el que me lea, pero mientras no me insulte de malas formas no me importa leer que no ha gustado.
      Me parece genial cómo haces las cosas y espero que sigas así, a pesar de los encontronazos que hayas tenido por el camino.

      Muchísimas gracias por comentar, ser tan sincera y debatir conmigo. Para eso son estas entradas y es un placer compartirlas con mis pequeñas lechuzas :D
      ¡Un saludo, guapísima!

      Eliminar
  2. Una entrada muy buena, la verdad es que no sabía que había tanta polémica, a día de hoy no he tenido ningún problema con ningún autor y la verdad es que casi no acepto más lecturas por falta de tiempo.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alicia. Lo cierto es que es más común de lo que parece y la gente se lo calla sin tener por qué. Si te ocurre algo así, habla con la persona en cuestión y, en caso de que persista, pon medios para pararlo. Nadie se merece un mal trato por parte de otra persona, mucho menos cuando esto lo hacemos porque nos gusta y queremos, para pasar un buen rato.

      ¡Un beso y gracias por comentar!

      Eliminar
  3. Hola, preciosa.
    Me he animado a leer la reseña después de verla en Instagram, y me animo a comentarte porque me ha encantado. No puedo sino decirte que has reflejado 100% la cruda realidad. Además me siento muy orgullosa de ser una de esas personas, a las que has confiado tu obra, que espero poder leer muy pronto. Y ya te digo que jamás haré una crítica negativa, de criticar por criticar, no es mi estilo. Pero bueno, creo que eso ya lo sabes, =).
    Te voy a comentar un poco mi situación. Yo comencé en el mundo bloger literario básicamente por Esme, mi compañera de Instagram, ella fue la que me propuso crear el Insta, abrir el blog, etc. Yo leo por placer, únicamente porque disfruto de la lectura. Sería incapaz de leer un libro que no me gustara por obligación, lo siento, pero antes lo dejo. Ya tuve bastante de eso en el colegio y lo único que hace es que te dejes la lectura.
    Yo acepto colaborar con autores, pero lo siento pero no podría pagar las obras, y entiendo que esa persona no las dé gratis, faltara más. La explicación es bien sencilla, yo me nutro de la biblioteca, sí, voy todas las semanas y me traigo los libros que voy viendo que me llaman, no suelo comprarme ninguno. Soy opositora, mi tiempo y mi dinero es muy limitado.
    Creo que te he dejado una parrafada de infarto, perdóname, jeje.
    Un beso, Lorena (Something to Dream)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, guapísima!
      Muchas gracias por querer contar tu situación, es de ayuda para que la gente vea que no estáis solos en esta incertidumbre. Y ni qué decir que confío plenamente en vuestras reseñas y sé que dais lo mejor en cada una de ellas, lo demostráis con cada una.
      Estoy de acuerdo contigo en todo menos en una pequeña cosa, pero no porque esté mal o porque crea que es un error, sino porque yo lo he tenido que hacer y te llevas sorpresas: leer algo que no te gusta o que no sabes si te va a gustar. Yo he colaborado con alguna que otra editorial que no te daba la opción de elegir ejemplar, sino que mandaban el que les parecía bien a ellos. Por suerte, siempre han acertado y me han encantado los que llegaban hasta casa, pero tienes toda la razón en que leer un libro cuando sabes ya de antemano que no te va a gustar es una tontería, mucho más aún hacerle una reseña. Eso no es disfrutar en absoluto.
      Y justo me viene genial que saques el tema de no poder pagar una obra y lo que tú haces para remediarlo, porque es otro tema que no comprendo: si no puedes pagar por un libro, ¿por qué lo pirateas cuando en la biblioteca lo vas a tener en físico? Hay gente que dice "es que yo lo quiero para mí", me parece perfecto, yo soy una que opina que tenerlo para mí es lo mejor, pero pirateándolo tampoco lo tienes para ti en físico. ¿Qué importancia tiene, entonces?
      Si el caso es que te gusta leer en digital, es otro tema. Es cierto que las editoriales se están pasando al colocar un libro en digital al mismo precio que los de bolsillo o los de segunda mano, pero hay miles de opciones baratas si lo que quieres es leer por placer y millones de libros en dominio público.
      No te preocupes por las parrafadas porque ya ves que soy exactamente igual respondiendo y me encanta hablar sobre este tipo de cosas.
      ¡Un beso enorme para ambas!

      Eliminar
  4. ¡Holaaa! Me gustan este tipo de entradas. Estoy totalmente de acuerdo en que un autor no tiene por qué obligar a ciertas cosas a la persona del blog, siento que si tú quieres promocionar tu libro debes estar sujeto en todo momento a recibir tanto críticas negativas como críticas positivas. Debes estar dispuesto a trabajar quizá con blogueros que no hagan una buena reseña, y algunos que hagan magníficas reseñas pero no les haya gustado tu libro. Siento que el autor, debe tener todo eso en cuenta, y luego, prepararse para publicitar mediante blogs su libro.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchísimas gracias por comentar y darnos tu opinión.
      Esto de acuerdo, como ya viste en la entrada. Tenemos que atarnos a las consecuencias de lo que significa escribir un libro y difundirlo, al igual que cualquier otro producto que se venda en el mercado. No todo va a ser color de rosa. Aunque he de remarcar un pequeño detalle de lo que has dicho en lo que no estoy del todo de acuerdo: trabajar con blogueros que no hagan buena reseña. Eso es precisamente de lo que hablaba en una parte de la entrada. Como autor, debes molestarte en leer el blog de la persona con la que quieres colaborar y ver si el tipo de reseñas que hace te agradan y ves que realiza un buen trabajo, porque en caso de que con tu libro haga una excepción y, por ejemplo, nos tenga acostumbrados a reseñas de cuatro párrafos con todos los libros y con el tuyo solo haga uno, sí que es para llamar un poco la atención del bloguero. He puesto el número de párrafos como ejemplo, pero no lo digo porque una reseña corta sea peor que una larga, ni mucho menos.
      Creo que no trabajarás con un bloguero que no haga buena reseña si previamente has hecho tu trabajo como autor y te has informado de qué ofrece ese bloguero en cuestión.
      ¡Mil gracias por comentar!

      Eliminar

Sé libre de comentar lo que te apetezca. Solo hay una regla: respeto mutuo ;)